5 alimentos que no sabías que eran tan saludables

Casi todos los alimentos que provienen de la naturaleza son saludables, solo necesitas encontrar una buena manera de prepararlos para aprovechar al máximo sus beneficios.

Aunque la comida saludable a menudo parece muy costosa e inaccesible, la situación es realmente diferente. Puedes encontrar todo tipo de alimentos saludables muy cerca de ti. El problema es que muchas veces se preparan de manera inadecuada, por lo que se acaban etiquetando como insalubres e incluso perjudiciales para nuestro organismo, pero si se preparan de la manera correcta pueden ser una fuente de todos los nutrientes esenciales, vitaminas y minerales. Por lo tanto, solo necesitas aprender a preparar tus platos y buscar nuevas recetas. A veces, lo único necesario es actualizarse en nutrición y reaprender conceptos que no conocíamos o habíamos aprendido erróneamente.

A continuación, compartimos una lista de alimentos que suelen ser considerados poco aconsejables en muchísimas dietas de pérdida de peso:

Patatas

Si las patatas se preparan adecuadamente, evitaremos la grasa y el colesterol. En cambio, le daremos a nuestro cuerpo aún más potasio que los plátanos. También puedes encontrar fibra, proteínas, vitamina C y hierro en las patatas.

Aunque normalmente pelamos su cáscara, no hay necesidad de hacerlo. Eso sí, siempre debemos evitar freirlas y hay que asegurarnos de agregar aderezos o salsas altamente calóricos. Las papas hervidas u horneadas serán un acompañamiento muy nutritivo para casi cualquier plato.

Queso

Si lo consumes con moderación, podrás disfrutar de todos los beneficios que el queso ofrece durante mucho tiempo. Es una muy buena fuente de proteínas y calcio, ya sea queso ahumado, de cabra, semicurado u otro. Se recomienda comer tipos de queso más grasos, en lugar de sin grasa, precisamente porque al eliminar la grasa (que es una parte integral del queso), se le agregan otros aditivos artificiales en la fábrica, que son mucho peores que su grasa natural.

Además, el queso contiene una cantidad significativa de nutrientes, como zinc, riboflavina, vitaminas A y B12. Para disfrutar de todos los beneficios del queso, es muy importante servirlo adecuadamente. El queso debe ser un acompañamiento para la comida principal, pero en pequeñas cantidades: la moderación es la clave.

Palomitas de maíz

Estos granos contienen más fibra que la gran mayoría de las frutas y verduras. Desafortunadamente, son conocidos por el exceso de sal y otros aditivos como la mantequilla o el chocolate. En lugar de estos aditivos y sal, sazona tus palomitas de maíz con varias hierbas y especias que le darán un sabor nuevo pero extremadamente bueno. ¿Alguna vez has intentado agregar un poco de parmesano a las palomitas de maíz? Si no, inténtalo. El parmesano le dará a las palomitas de maíz un sabor muy interesante y también agregará suficiente sal para que las palomitas de maíz no pierdan su sabor familiar.

Aguacates

Aunque contienen mucha más grasa y calorías que una cantidad significativa de frutas y verduras, en realidad son muy buenos para prácticamente cualquier persona. Además, es una rica fuente de potasio, proteínas, pero también vitaminas A, C, D, B6 y B12. Si nunca has probado un aguacate, o lo has probado pero realmente no te gustó, intenta sazonarlo con un poco de sal o pimienta y un chorrito de limón. También puedes encontrar varias recetas en Internet para incorporar aguacates en tu dieta diaria.

Lechuga

La lechuga es una buena fuente de vitaminas A y C, fibra, calcio, hierro y potasio, y si la cantidad de nutrientes no es suficiente, recuerda que otra ventaja es que contiene muy pocas calorías.

Intenta incluir estos nutrientes en tu dieta y disfruta de su sabor mágico. Con un poco de fuerza de voluntad y un deseo de algo nuevo, podrás enriquecer tu dieta con estos alimentos súper saludables.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.