Masa para crepes

crepes salados
Photo by Jean Gerber on Unsplash

El crepe tradicional es una receta europea de origen francés, hecha fundamentalmente de harina de trigo, que se presenta en una masa circular de unos 15-20 cm de diámetro.

Aunque el crep o crepe se sirve habitualmente como un plato o postre dulce, existe una variante salada que cada vez tiene más adeptos, ya que se trata de una excelente alternativa al pan clásico para preparar entrantes o cenas rápidas. Puedes rellenarlos de jamón y queso, verduras, langostinos, espinacas, salmón y así hasta todos los ingredientes que sepas que combinan entre sí.

Si aún no sabes como preparar una masa para crepes dulces o salados, no te pierdas esta sencilla receta.

Cómo preparar la masa para crepes dulces o salados

INGREDIENTES

2 huevos grandes
250 gr. de leche
20 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
100 gr. de harina de trigo
½ cucharadita de sal
1 cucharada de azúcar (sólo para crepes dulces)
1 pizca de pimienta (sólo para crepes salados)

ELABORACIÓN

  1. En primer lugar, tamiza bien la harina con la ayuda de un colador grande y colócala en un cuenco.
  2. Haz un hueco en el centro del cuenco de harina y añade los dos huevos grandes.
  3. A continuación, mezcla los huevos y la harina con la ayuda de un batidor de varillas y añade 25 gramos de mantequilla derretida y una pizca de sal. Sigue mezclando.
  4. Con la mezcla bien espesa, poco a poco incorporamos también el cuarto de litro de leche en una jarra y batimos todo bien hasta que quede una masa homogénea.
  5. Ya tenemos lista la masa de crepes. Ahora añadiremos un toque extra dependiendo de si queremos preparar crepes dulces o salados. Si no lo tenemos claro, la dejamos como está.
  6. Para preparar crepes dulces, añadimos una cucharada de azúcar y mezclamos bien. En su lugar, para los crepes salados, incluimos un poco más de sal, una pizca de pimienta y alguna hierba fresca como perejil picado.
  7. Por último, dejamos reposando la masa durante al menos media hora.

Para preparar tus crepes dulces o salados, pon en el fuego una sartén de unos 26-28 centímetros de diámetro y deja derritiendo un poco de mantequilla. Cuando la mantequilla esté totalmente disuelta, añadimos un poco de masa previamente reposada y dejamos que se extienda completamente.

Después de un minuto dorándose a fuego medio, damos la vuelta con una espátula y dejamos unos segundos más para que se termine de dorar.

Ahora, da rienda suelta a tu creatividad añadiendo todos los ingredientes que se te antojen y enrollando tus crepes. Recuerda disfrutarlos inmediatamente después de prepararlos para que no queden secos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*