Sopa fría de sandía

Sopa fría de sandía

En las épocas de verano,m se agradecen las cremas o sopas fresquitas de entrante. Aunque la opción tradicional por excelencia de estas fechas es el gazpacho, aquí os presentamos una receta de sopa fría de sandía con bolitas de melón que es muy refrescante para combatir el calor. Además, la sandía contiene propiedades para aliviar el cansancio muscular, antioxidante y efectos depurativos.

Cómo preparar la sopa fría de sandía

Ingredientes (4 personas):

  • 4 rodajas grandes de sandía
  • 2 rodajas grandes de melón
  • Azúcar (opcional)
  • Menta fresca (opcional)

Preparación:

  1. Primero preparamos la sandía, cortándola en rodajas y quitando la parte de la corteza. Cortamos en trozos y le retiramos las pepitas. Colocamos los trozos en una batidora y lo trituramos a potencia media. Si no hemos podido quitar las pepitas bien o quedan restos, pasamos el resultado por un colador o tamizador.
  2. Probamos si está suficientemente dulce para nuestro gusto, en caso contrario podemos añadirle un poco de azúcar hasta que quede como queramos. Reservamos y la dejamos en el frigorífico bien tapada para que no coja olores, durante al menos 2 horas.
  3. Entre tanto, vamos preparando las bolitas de melón, para ello empleamos un vaciador o en su defecto nos ayudamos con una cuchara (aunque nos quedarán más tipo lágrimas). Lo introducimos en la pulpa del melón y sacamos unas 8 unidades, es decir que queda 2 por comensal más o menos. Al igual que hemos hecho con la sopa de sandía, las dejamos en el frigorífico hasta el momento de servir.
  4. Para presentar, echamos en un bol la sopa fría de sandía y luego le añadimos las bolas de melón por encima. Si nos gusta el sabor de la menta, queda muy bien si espolvoreamos un poco por encima. También podemos sustituir el melón por otras hortalizas como el pepino, ya que la combinación con la sandía es muy buena.