Pastel de calabacín con gambas

Pastel de calabacín con gambas

Esta receta de pastel de calabacín con gambas es muy nutritiva e ideal para las épocas de calor. Su preparación es sencilla y no requiere de ingredientes muy complicados de encontrar en el supermercado.

Cómo cocinar el pastel de calabacín con gambas

Ingredientes:

  • 250 gramos de gambas peladas
  • Dos calabacines grandes
  • Una cebolla grande
  • 200 gramos de nata líquida
  • 80 gramos de miga de pan
  • Cuatro huevos
  • 500 gramos de salsa bechamel
  • Una pastilla de caldo de verduras
  • Aceite de oliva
  • Sal

Preparación:

  1. Echamos el aceite en una sartén honda hasta cubrirla con un dedo de grosor. Una vez que el aceite esté caliente, incluimos la cebolla que previamente hemos pelado y cortado. La cocinamos a fuego medio/lento, removiendo con frecuencia, hasta que se vuelva transparente y blanda.
  2. Posteriormente, en la misma sartén salteamos los calabacines ya pelados y cortados en dados junto con la cebolla. Echamos sal y lo cocinamos todo junto, removiendo con frecuencia, a fuego medio/lento hasta que los calabacines estén muy blandos. Tras este paso, escurrimos y apartamos.
  3. En un recipiente mezclamos la miga de pan con la nata y lo reservamos.
  4. Utilizamos otra sartén donde echamos aceite cubriendo la base. Esperamos que se caliente el aceite y añadimos las gambas, echamos un poco de sal. Las dejamos hasta que queden bien hechas y hayan soltado el agua.
  5. En otro recipiente grande donde podamos triturar, añadimos la nata con la miga, el sofrito escurrido de calabacines y cebolla, los huevos enteros y la pastilla de concentrado de caldo de verduras.
  6. Para finalizar, en un recipiente rectangular que podamos meter en el horno, echamos la mezcla anterior, las gambas, y por encima la salsa bechamel, que hemos hecho previamente o la hemos comprado ya elaborada. Lo dejamos hornear a 180 grados en posición arriba-abajo durante 45 minutos aproximadamente.
  7. Ya finalizado ese tiempo, sacamos el recipiente y dejamos enfriar a temperatura ambiente el pastel de calabacín con gambas, tapándolo con un paño de cocina.